Inventario del Producto

Establecer el alcance del inventario de un producto incluye tres pasos importantes: el primero es escoger el producto que va a ser evaluado; segundo es importante definir la unidad de análisis del producto seleccionado; tercero es necesario definir el flujo de referencia.

Selección de Producto

El producto seleccionado se define como el producto sobre el cual se realiza el inventario de emisiones de gas de efecto invernadero. Por lo tanto, los resultados del inventario de emisiones de GEI representan el ciclo de vida del producto estudiado. El estudio del producto escogido debe satisfacer los objetivos seleccionados por la empresa para su inventario de emisiones de GEI.

Definición de Unidad de Análisis

Es necesario que las empresas definan la unidad de análisis del inventario de GEI. La unidad de análisis define las características de la función del producto en estudio. La unidad de análisis incluye información acerca del producto, tal como la función o el servicio que un producto cumple, la duración de la vida de servicio (cantidad de tiempo necesario para cumplir la función), y el nivel esperado de calidad. Basado en la unidad de análisis, se determina el flujo de referencia (Cantidad de producto necesario para cumplir la función).  
Definir la unidad de análisis es un paso crítico para completar un inventario de emisiones de GEI ya que afecta directamente los pasos y resultados posteriores del análisis. Por ejemplo:

  • La duración y la vida de servicio de la función son las bases del perfil del producto durante el establecimiento de los límites del producto
  • El flujo de referencia es la base de la recolección de datos ya que define la magnitud de material y energía en input y output.
  • Una unidad de análisis bien definida puede evitar el paso de asignación de emisiones definiendo una función que incluya productos y co-productos.
  • La unidad de análisis es la base sobre la cual se presentan los resultados del inventario, y por lo tanto es importante definir una unidad clara y fácil de entender para asegurar que los resultados del inventario sean interpretados correctamente.

Definición de Flujo de Referencia

El flujo de referencia es la cantidad de producto estudiado necesario para completar la función definida en la unidad de análisis. En el caso de productos intermedios, donde la función del producto es desconocida, la unidad de análisis se define como el flujo de referencia.

 

Generación de inventario: Ejemplo

A continuación se presenta una pequeña guía para definir la función de un producto, su unidad funcional y su flujo de referencia:

Identificar la función.
En la mayoría de los casos la unidad funcional es a la vez la unidad de análisis. El primer paso para definir la unidad funcional es identificar la función o funciones del producto estudiado. Algunas preguntas que se pueden hacer para identificar la función de un producto incluyen:

  • ¿Por qué se produce este producto?
  • ¿Qué propósitos cumple el producto?
  • ¿Qué servicio cumple el producto?
  • ¿Qué características definen el producto?
  • ¿Qué nivel de calidad esperado tiene el producto?

Seleccionar la función
El segundo paso es seleccionar la función que servirá como la base de la unidad funcional. Es importante la consistencia en la elección de la unidad funcional, ya que comparación de inventarios y el seguimiento de reducciones de GEI requiere que los inventarios estén basados en la misma función.
Si se identifican múltiples funciones, las empresas deberán basar la unidad funcional en la función que refleje mejor las propiedades y propósitos del producto estudiado. En algunos casos cuando las funciones múltiples dependen la una de la otra, escoger una unidad funcional puede resultar en la necesidad de asignar emisiones (ver el paso de asignación de emisiones). Para evitar la asignación de emisiones, las empresas pueden expandir la unidad funcional para tomar en cuenta las funciones dependientes.

Definir la unidad funcional
El tercer paso es definir la unidad funcional y el flujo de referencia. Una unidad funcional bien definida consiste de tres parámetros generales: la magnitud de la función o servicio; la duración o la vida de servicio de la función; el nivel esperado de calidad. Por ejemplo para un bombillo de luz:

  • Magnitud: ilumina 10 metros cúbicos
  • Duración: 50000 horas
  • Calidad:  de 300 lm/W

Definir flujo de referencia
Los parámetros de calidad, duración y magnitud están todos basados en rendimientos técnicos característicos y de la vida de servicio del producto, y son la base para el flujo de referencia que puede ser determinado mediante dos vías generales. La primera es basar estos parámetros en reglas del producto, guías de sector, o promedios industriales y entonces determinar el número de productos necesarios para completar la unidad funcional y por lo tanto el flujo de referencia. Las empresas que quieran que los resultados de sus inventarios sean comparables a otros productos similares deberán seguir este método. Para el ejemplo de una bombilla de luz, asumiendo que los parámetros están basados en reglas de producto para un bombillo, y la empresa produce bombillos con una vida de servicio de 10.000 horas y calidad de 100 lm/w, el flujo de referencia serán 15 bombillos.

<Volver