Establecer Límites Organizacionales

Los negocios, en sus operaciones, varían en sus estructuras legales y organizacionales; estas pueden incluir operaciones propias, operaciones conjuntas en sociedad, operaciones conjuntas fuera de una sociedad, subsidiarias y otras. Al establecer límites organizacionales, una compañía escoge un enfoque para consolidar las emisiones de GEI y entonces aplica consistentemente el enfoque escogido para definir aquellas operaciones de negocios que constituyen la empresa con el propósito de contabilizar y reportar las emisiones de GEI.

Los enfoques que se pueden utilizar para establecer los límites organizacionales de una empresa son el “enfoque de participación accionaria” o el “enfoque de control”.

Enfoque de participación accionaria

Bajo el enfoque de participación accionaria una empresa realiza su reporte de GEI con respecto a la proporción accionaria de su participación en la operación. La proporción de participación en las acciones refleja el interés económico de la empresa en la operación, lo que significa el nivel de derechos que la empresa posee sobre los beneficios y riesgos de esta. Normalmente estos derechos sobre los beneficios y riesgos son directamente proporcionales al porcentaje de propiedad y por lo tanto a la proporción de participación accionaria. En la situación que este no sea el caso, la relación económica que tenga la empresa con determinada operación se considerará antes que la propiedad legal en este caso. El principio de relación económica de la empresa es consistente con estándares internacionales de reporte financiero. En este caso, el personal encargado de levantar el inventario de emisiones de GEI debe tener en consideración la participación accionaria apropiada para la situación, consistente con el enfoque escogido originalmente.

Enfoque de control

Al utilizar el enfoque de control una empresa es responsable sobre la totalidad de emisiones de GEI atribuibles a las operaciones sobre la cual esta posea control. Esto quiere decir que la empresa no debe contabilizar emisiones que provengan de operaciones sobre las cuales la empresa no tenga control, aún si la empresa tenga alguna participación sobre estas. Existen dos maneras de definir el control sobre una operación y por lo tanto al utilizar el enfoque de control la empresas deben escoger entre dos criterios: Enfoque de Control Financiero o Enfoque de Control Operacional. En la mayoría de los casos, decidirse entre uno u otro criterio no afecta el resultado sobre si determinada operación es controlada por la empresa o no. Existen en algunos casos excepciones a esta generalidad por lo que, al tomar la decisión de escoger tal o cual criterio, las empresas deben escoger la mejor manera para reportar su huella y realizar la contabilidad de sus emisiones de GEI, ya que es necesario satisfacer los estándares de los programas de reporte o comercialización o de certificados de emisiones. En conclusión, la elección del criterio puede tener consecuencias importantes en los resultados del reporte de la empresa, por lo que el criterio escogido debe reflejar fidedignamente el real control que la empresa tenga sobre las distintas operaciones involucradas en la contabilidad. A continuación se explican los dos criterios utilizables:

 

Control Financiero

Control Operacional

 

<Volver